Skip to content

Patología degenerativa

Hernia discal

¿Qué es?

La columna vertebral está compuesta por una serie de huesos llamados vértebras, separadas entre sí por unos “cojines amortiguadores”, son los discos invertebrales.

Las columna se compone por 7 vértebras cervicales (zona del cuello), 12 vértebras torácicas (zona del pecho), 5 vértebras lumbares (zona baja de la espalda), 5 vértebras sacras y el coxis.

Las hernias discales pueden producirse en cualquier región, aunque las zonas cervicales y las lumbares son las más afectadas.

Los discos intervertebrales están compuestos por un núcleo de material similar a la gelatina, rodeado por un anillo fibroso extremadamente resistente. La “gelatina” se denomina núcleo pulposo y, con la edad, el núcleo empieza a deshidratarse y secarse. A su vez, pueden producirse fisuras en la parte posterior del anillo fibroso a través de las cuales puede filtrarse parte del núcleo.

La degeneración de los discos intervertebrales es producido por el envejecimiento natural de los discos. Es un proceso “normal”. Una hernia discal, a veces también denominada “prolapso discal” consiste en la salida de material discal más allá de sus límites originales, pudieno provocar compresión de alguna estructura nerviosa y por tanto, dolor.

División de las vértebras de la columna

La edad media en la que suele presentarse dolor neuropático en la pierna (ciática) como resultado de una hernia discal, suele ser entre los 35 y 45 años. Parece que la frecuencia disminuye en gente de edad más avanzada.

Las actividades sedentarias hacen que exista un mayor riesgo que los trabajos que implican una actividad física mayor. El tabaquismo, la obesidad mórbida y la falta de ejercicio son también factores que contribuyen a la aparición de hernias discales.

En algunos estudios se muestra que más del 50% de la población padece una hernia discal asintomática.

En la mayoría de casos, un tratamiento conservador puede aliviar los síntomas de una hernia discal. Solo una pequeña proporción de pacientes (menos del 5%) que padecen dolor en el brazo o la pierna debido a la hernia discal necesitarán tratamiento quirúrgico.

Una hernia discal provoca una irritación química y mecánica de la raíz nerviosa más cercana. Esta irritación puede manifestarse, en el caso de hernia lumbar, con un dolor irradiado en la parte anterior del muslo o en las nalgas y en la parte posterior de la pierna hasta el pie (ciática), según la raiz nerviosa afectada por la hernia discal. En caso de hernia cervical, el dolor se irradia al brazo.

Los síntomas de pérdida de control vesical o intestinal se consideran muy graves, ante los cuales debe solicitarse atención médica inmediata.

El médico llevará a cabo varias pruebas para determinar si el dolor es provocado por una hernia discal:

  •  RMN (resonancia magnética nuclear)
  • EMG (electromiografía)

No quirúrgico

El objetivo principal es el alivio del dolor mediante el uso de fármacos antinflamatorios, tranquilizar al paciente indicándole que es probable que la afección se resuelva por sí sola y animarlo a volver a retomar las actividades normales lo antes posible. Algunos médicos recomiendan fisioterapia o terapia de manipulación, pero no existen pruebas sobre la eficacia de estos tratamientos.

Quirúrgico

Si los síntomas persisten y son de intensidad considerable para el paciente es necesario realizar una intervención quirúrgica.

Esta operación suele consistir en una incisión en la parte anterior del cuello (si se trata de una hernia cervical) o en la espalda (en caso de hernias lumbares) para retirar el disco herniado a fin de aliviar la compresión que este aplicaba sobre el nervio.

Tras la intervención, se anima a los pacientes a ponerse de pie y andar lo antes posible. La duración de la estancia en el hospitales variable en función de si se asocia o no fusión vertebral (desde 24 horas en caso de discectomía simple a 2-5 días en el caso de la fusión). También se recomienda a los pacientes que retomen sus actividades diarias de acuerdo con las indicaciones del médico.

¿Quieres hacernos una consulta sobre hernias discales?

¡Te podemos ayudar!

  • Escríbenos
Información sobre tratamientos y citas