Natación terapéutica: ¿complemento en el tratamiento de la escoliosis?

escoliosis

La escoliosis es una deformidad de la columna vertebral que con frecuencia resulta curvada como una “S” o una “C”, mayormente se presenta en niños y adolescentes, ya que la deformidad ocurre durante el período de crecimiento anterior a la pubertad. Se conoce que entre el 2% y 3%  de la población global tienen escoliosis, siendo la escoliosis idiopática de mayor incidencia, un 80% de los casos. 

¿Cómo la natación puede ayudar
en el tratamiento de la escoliosis?

Desde hace varios años, traumatólogos y especialistas en rehabilitación recomiendan la realización de programas de natación terapéutica, diseñados exclusivamente para contribuir al tratamiento de la escoliosis. Pero ¿qué es exactamente la natación terapéutica? Es un conjunto de actividades y ejercicios realizados en el agua encaminados a la rehabilitación o compensación de determinadas dolencias articulares o lesiones.

El agua es un medio adecuado para este tipo de actividades ya que implica una mayor resistencia, pero resulta muy difícil lesionarse. Además, los ejercicios en el agua favorecen la circulación y su práctica se puede adaptar a todas las edades y condiciones físicas.

A pesar de conocer los beneficios que puede aportar la natación a este tipo de patología, existen detractores, puesto que hay pocas evidencias científicas que demuestren la efectividad del tratamiento. Sin embargo, los pocos casos registrados han dado como resultado una mejora de un 19,3% con respecto a la desviación inicial y otros hasta un 24% de mejora.

¿Cuáles son los estilos de natación más aconsejados?

Dentro de la gran variedad de estilos que encontramos en la natación, los más recomendados para incluirse en la rehabilitación de la escoliosis son el estilo crol y espalda. Ambos estilos coinciden en el estiramiento global de la columna vertebral y especialmente ayudan a mejorar la actitud cifótica en los pacientes. Es importante resaltar que cualquiera de 

los dos estilos de natación terapéutica será prescrito según la condición de desviación, que presente el paciente. De igual modo, hay que resaltar que la natación terapéutica no cura ni previene la escoliosis. Sin embargo, cada vez es más frecuente incluirla en el tratamiento de esta patología. Es por ello que cada tratamiento es individualizado según las condiciones y

características generales del paciente como la edad, grado de la desviación y dominio del medio acuático.

Recuerda visitar un especialista para que pueda indicar el tratamiento adecuado. 

¿Quieres realizarnos una consulta? ¡Escríbemos!

Entradas recomendadas